sábado , junio 22 2024

Transporte Vertical en el Jota Aguierre, ¡pacientes en estado crítico!

Introducción

Cada vez que como usuarios visitamos un edificio de altura, sea este, habitacional, comercial o corporativo – institucional, nos enfrentamos a la posibilidad de usar las escaleras o los ascensores para acceder a los distintos pisos. En el caso de instituciones de salud – como Centros de Salud Familiar (CESFAM), Clínicas y Hospitales -, el Transporte Vertical instalado allí, cumple un rol de importancia fundamental, para propiciar el desplazamiento seguro de las personas.

Lamentablemente, los ascensores, del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, Doctor José Joaquín Aguirre, utilizando una analogía, los podemos clasificar cono pacientes críticos en el sector A de la edificación.

Desarrollo

El 15 de octubre de 1952 se inauguró el popular hospital “Jota Aguirre”, en homenaje al Doctor José Joaquín Aguirre, quién introdujera el concepto de hospital universitario en el país, siendo además su principal impulsor.

A lo largo de sus 70 años de historia tiene innumerables hitos, que en este artículo no trataremos. No obstante, deseamos llamar la atención, cuando se afirma que se otorga un servicio de excelencia a los pacientes, usuarios y alumnos.

Con nuestra observación de seguridad queremos colaborar a que las Autoridades del Hospital, entiendan la importancia de la infraestructura técnica en las edificaciones de altura, que son coadyuvantes para desarrollar la vida en su interior, siendo esta plena y normal.

Fui testigo, junto a muchos usuarios, que existiendo dos ascensores en el sector A (el 19 de diciembre 2022), sólo estaba en funcionamiento el número uno, ello implica el traslado indistintamente de: pasajeros, personal retirando residuos varios, personal llevando pacientes en camillas, personal llevando alimentos a los pisos, o sea, un solo elevador que cumple todas las funciones posibles, cuestión NO aceptable en un recinto de esta naturaleza.

Con ese nivel de actividad, el ascensor (monta camillas), se detuvo cerca de las 13.00 horas. El quedar fuera de servicio afecto por más de 30 minutos las intervenciones quirúrgicas planificadas, ellas se efectúan en el segundo piso, retrasando el retiro o ingreso, de las camillas con pacientes a los pabellones, donde se realizan las operaciones.

Se detecta un funcionamiento anormal de la puerta de cabina del ascensor 1, falta de información en la cabina de acuerdo a la Normativa Vigente derivada de la Ley 20.296.

No queda claro, al momento de la observación de seguridad, cual es la empresa responsable del mantenimiento mensual del equipo y se advierte información difusa de la empresa certificadora que otorga el sello de funcionamiento normal.

No existe una relación coherente entre la botonera de cabina y la señalización digital de la indicación en los pisos. En la cabina tenemos pulsadores identificados como – 1, 1, 2, 3, 4, 5 y 6. En tanto los indicadores digitales señalan – 1, P 1, 2, 3, 4 y 5. Esta anormalidad técnica confunde a cualquier pasajero o usuario permanente.

Conclusiones

Como país hemos alcanzado un desarrollo importante a nivel legislativo en el Transporte Vertical – faltando aún un papel más activo de Estado de Chile en estas materias -, corresponde que los propietarios de los edificios de altura, cumplan la Normativa Vigente, en relación a la mantención y certificación de los equipos mencionados en la legislación.

Es su obligación realizar estos mandatos contratando los servicios de las empresas pertenecientes al Registro Nacional de Instaladores, Mantenedores y Certificadores de Ascensores, tanto verticales como inclinados o Funiculares, Montacargas y Escaleras o Rampas Mecánicas, administrado por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (MINVU).

También, deben vigilar el cumplimiento a la ley N° 20.422, que en términos globales busca garantizar la accesibilidad universal de las personas a las edificaciones de altura.

Las nuevas autoridades del Hospital, sostenemos, han de gestionar desde la Dirección de Administración y Finanzas, una atención a estos temas, pasando por la Subgerencia de Administración y buscando soluciones a partir del Departamento de Mantención y Planta Física; para no enlodar su prestigio con una tragedia como la del mes de mayo del año 1995, donde en una modernización de los ascensores un técnico perdió la vida en el pozo de la instalación, siendo aplastado por la cabina.

Ese hecho, causó conmoción publica y en nuestro sector, motivo la realización de la Primera Jornada de Prevención de Accidentes en Ascensores, apoyados por la Dirección del Trabajo, Servicio de Salud del Medio Ambiente y Mutual de Seguridad de la C.Ch.C.

Nuestro medio, no sólo difunde la actividad de la industria, también rescata la memoria histórica del sector, ya han pasado 27 años de la tragedia, donde un hermano de profesión dejo de estar con nosotros y solo vive en el recuerdo.

Fuentes referenciales

  • www.redclinica.cl
  • Ley N° 20.296. Regula la instalación, mantención y certificación de ascensores, montacargas y escaleras o rampas mecánicas que se emplacen en edificios privados o públicos.
  • Ley N° 20.422, que establece normas sobre Igualdad de Oportunidades e Inclusión Social de las Personas con Discapacidad.
  • Artículo: “Primera Jornada de Prevención de Accidentes en Ascensores, publicado en nuestra Revista Digital, el año 2019.

Acerca de Miguel Covarrubias

Miguel Covarrubias Saavedra es Ingeniero en Prevención de Riesgos y Medio Ambiente y Diplomado en Universidad de Chile “Economía y Gestión de Calidad para Trabajadores Líderes”. Además, es un profesional vinculado a la industrial del transporte vertical por más de 47 años.

Ver También

Reconocimiento a HEAVENWARD Ascensores S.A por “Los Mejores Lugares para Trabajar»

Contenidos1 El Registro Nacional del MINVU2 La persistencia entrega logros transformadores3 ¡Felicitaciones a esta empresa …

Un comentario

  1. Aurelio Maraboli Ayala

    Existe una realidad a nivel pais,hay muchos hospitales que no cuentan con recursos para reparar o remodelar ascensores es màs,las empresas mantenedoras no quieren trabajar con los servicios públicos que dependen del estado ya que se atrasan en los pagos, meses y años, lo mismo ocurre con los provedores de insumos,lamentablemente esto no ocurre ahora si no por largos años,esta es una lamentable realidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *